Guía del embarazo

ACTIVIDAD FÍSICA Y EMBARAZO

Durante mucho tiempo se desaconsejó a las embarazadas que hicieran ejercicio físico. Por suerte esto ha cambiado, y actualmente los médicos aconsejan a las gestantes llevar una actividad física regular como complemento de una gestación más sana.

La actividad física durante el embarazo puede suponer:
  • mejorar tu humor y autoestima
  • ayudarte a controlar tu peso
  • te ayudará a relajarte y a reducir el estrés
  • mejorará tu sueño
  • aumentar el tono y la fuerza de tus músculos
  • aumentará tu resistencia para el trabajo de parto y para el mismo parto
  • hará que tu recuperación postparto sea más rápida
  • te ayudará a aumentar tus niveles de energía
Empieza lentamente y progresa de forma gradual

Si habitualmente no haces ejercicio físico empieza poco a poco con actividades tales como andar o nadar. Con cinco minutos al día está bien para empezar, y puedes alcanzar hasta los 30 minutos por sesión. Antes de iniciar un nuevo programa de ejercicios consúltalo con tu doctor.
Si ya eres una persona activa procura modificar tus hábitos de correr, ejercicios de impacto, hacer excursiones o practicar el tenis a medida que avance el embarazo.

No exageres!

Debes ser capaz de mantener una conversación normal mientras practicas ejercicio físico. En caso de encontrarte más cansada de la cuenta, para y tómate el resto del día de descanso.

Mantente tranquila y bien hidratada

Bebe mucha agua antes, durante y después de hacer tu ejercicio físico a fin de evitar calentamiento o deshidratación. Evita hacer ejercicio físico a la intemperie en días muy cálidos o húmedos.

Nunca he sido una persona activa. ¿Debo empezar ahora que estoy embarazada?

La actividad física hará que te sientas mejor, y será buena para ti y para tu bebé. La decisión de iniciar el ejercicio físico durante el embarazo puede ser un primer paso hacia un estilo de vida más saludable para ti y para tu familia. Habla con tu médico antes de empezar, y hazlo suavemente.

Soy una persona que hace ejercicio físico, pero ahora me encuentro embarazada. ¿Debo seguir con mi actividad física?

Si ya hacías ejercicio antes del embarazo, sigue con el mismo y haz los cambios que necesites. Habla de ello con tu médico para saber dónde y cuándo hacer los cambios pertinentes. Lo más importante: escucha tu cuerpo, mira cómo cambia de un mes a otro y haz lo que sea cómodo para ti. A partir del cuarto mes de embarazo los expertos sugieren cambiar los ejercicios que requieran estar echado de espaldas por otros que puedas hacer de lado, de pié o sentada.

¿Cuáles son las señales de alarma al hacer ejercicio físico?

Debes parar cuando el cuerpo así te lo indica. Si a pesar de ello sigues fatigada, tómate el resto del día de descanso. Comunica a tu médico si aparece alguno de los síntomas siguientes:

  • contracciones uterinas seguidas
  • si sangras por vía vaginal
  • si tienes dolor de espalda, en la zona púbica o en el abdomen
  • si se te hinchan los tobillos, las manos o la cara
  • sensación de mareo o dificultad en respirar
  • fatiga
  • problemas para andar
  • si notas cambio en los movimientos fetales
  • hinchazón, dolor o enrojecimiento de la piel de las piernas

Para más información
Para más información