Guía del embarazo

DENTISTA

Tener cuidado de tus dientes y encías es muy importante cuando estás embarazada. Los cambios hormonales del embarazo pueden aumentar el riesgo de enfermedades de la boca. Una pobre salud dental puede llegar a afectar la salud de tu bebé. Las mujeres embarazadas con problemas dentales pueden tener más riesgo de dar a luz un bebé antes de tiempo o con poco peso al nacer.

Comer bien es muy importante para tu salud dental.

Comer bien puede ayudar a que tu hijo desarrolle unos buenos dientes y huesos. Durante el embarazo necesitas comer bien y en cantidades adecuadas, asegurando una buena dosis de calcio, vitaminas A, C y D, proteínas y fósforo. Te puede ayudar a ello tomar un complejo multivitamínico cada día.

Visita con regularidad a tu dentista.

Una primera visita durante los tres primeros meses de gestación, a fin de hacer una higiene bucal y comprobar que no existan problemas.
Si necesitas algún arreglo bucal, lo mejor es programarlo en el segundo trimestre del embarazo.
Las radiografías solo deben ser tomadas en caso de urgencia.

Los vómitos matutinos pueden causar caries.

Los jugos gástricos depositados sobre los dientes pueden dañar la superficie del diente y facilitar la aparición de caries. Si tienes vómitos, enjuaga tu boca con agua o con un colutorio tan pronto como puedas.

¿Es perjudicial para mis dientes si como entre horas?

No. Es bueno para la mujer embarazada comer algún tentempié entre comidas, y así complementa las necesidades nutricionales diarias. Evita los tentempiés dulces y también los pegajosos, ricos en carbohidratos y azúcar.
Y recuerda: lava tus dientes después del tentempié para evitar la caries.

¿Es seguro que me hagan radiografías si estoy embarazada?

No hay que hacer radiografías de rutina si estás embarazada.
En caso de una urgencia, el médico te protegerá el abdomen de modo que tu bebé no reciba radiaciones.

¿Por qué sangran mis encías?

Los cambios hormonales durante el embarazo pueden afectar tus encías, haciéndolas más sensibles e inflamadas como respuesta a las bacterias presentes. Ello puede hacer que las encías enrojezcan, se hinchen y sangren con facilidad. La gingivitis de la embarazada suele aparecer entre los tres y los nueve meses de gestación. Cepillar las encías con mucha suavidad en el momento de lavarse los dientes puede ayudar a fortalecer las encías.
Después del parto las gingivitis suelen desaparecer.

¿Es verdad que una mujer pierde una pieza dental en cada embarazo?

No. El calcio que se necesita para formar los dientes del bebé proviene de lo que comes, no de tus propios dientes. Si no ingieres suficiente calcio en tu dieta, tu cuerpo cogerá este mineral de tus propios huesos. Comer cada día productos lácteos y tomar un suplemento de calcio puede asegurar un buen nivel de calcio para ti y para tu bebé, sin poner en peligro tus propios huesos.

Para más información