Guía del embarazo

TABACO Y EMBARAZO

Cuando tú fumas y la gente de tu alrededor fuman, tu hijo también fuma. Un ambiente libre de humo del tabaco es lo mejor para ti y para tu hijo dentro de tu vientre. Cuando tú fumas, tu bebé recibe menos oxígeno y nutrientes. Esto puede hacer que tu hijo crezca más lentamente y gane menos peso mientras está en tu vientre. Los niños que nacen con poco peso tendrán más problemas de salud después de nacer. Y cuanto más fumas, más peligro de que tu bebé tenga problemas a la hora de nacer. Todo esto es cierto incluso para bebés sometidos al humo de los demás.
Fumar supone que tu bebé estará expuesto a más de 4.000 productos químicos contenidos en el humo del tabaco. La mitad de estos productos están asociados al cáncer.
La exposición al humo del tabaco afectará de por vida a tu bebé. Tu niño podrá tener problemas de aprendizaje, más infecciones de oídos, más resfriados y trastornos respiratorios. Un niño que nace con bajo peso puede tener problemas de salud el resto de su vida.
Fumar durante el embarazo puede aumentar también los riesgos vitales para ti. Puedes, por ejemplo, tener más incidencia de abortos que una mujer que no fume. También puedes tener más problemas a la hora del parto.
Tan malo como tu propio humo es el humo de los demás.Este humo ambiental contiene los mismos productos tóxicos y cancerígenos que el humo inhalado. Los niños expuestos al humo ambiental son por lo menos un cincuenta por cien más sensibles a las lesiones pulmonares, respiratorias y al asma. Cuando tú estás en un ambiente con humo de tabaco estás expuesta a desarrollar más cáncer de pulmón, afecciones cardíacas, problemas respiratorios, irritación en los ojos, pulmones y cuello.

Yo solo fumo algún cigarrillo al día. ¿Debo dejarlo también?

Sí. Cualquier clase de tabaco es malo para tu salud y la de tu bebé. Cuanto antes lo dejes, mejor.

Pero hay mujeres que tienen niños sanos y han fumado en el embarazo.

Sí, pero hay que decir que están de suerte. Fumar durante el embarazo es una apuesta que comporta riesgo para ti y para tu bebé.

¿Ganaré peso si dejo de fumar?

A veces al dejar de fumar tienes tendencia a comer más para satisfacer tu hambre. Te pueden ayudar masticar chicles sin azúcar.
Y si ganas un poco de peso no debes preocuparte. Procura tener una actividad física, haz una dieta saludable y esto te ayudará a mantener el peso.
Piensa que estás contribuyendo a que tu hijo empiece su vida con buen pié.

¿Puedo volver a fumar cuando haya nacido mi hijo?

Lo mejor para ti y para tu bebé es permanecer siempre en una atmósfera libre de humo. Si vuelves a fumar estás sometiendo a tu hijo a los alarmantes riesgos del humo ambiental, y tú vuelves a las andadas. Mantente en un ambiente libre de humo si quieres evitar los efectos nocivos del humo del tabaco.

¿Qué puedo hacer para dejar de fumar?

Algunas personas suelen escoger el día de dejar de fumar. Este día apartas de tu vida los cigarrillos, encendedores, cerillas y ceniceros. Va bien a veces ir reduciendo progresivamente el número de cigarrillos día a día. Pero pon una fecha y atente a ella. Cuando te entran las ganas de fumar, prueba un chicle, o comer una pieza de fruta, o llama a una amiga y salir a pasear juntos. Los grupos de apoyo de no-fumadores pueden ser de gran utilidad.

Para más información
Para más información