Guía del embarazo

MASAJE PERINEAL

Conocemos por periné el área que abarca la entrada vaginal y la zona anal.
Hay estudios que demuestran que el masaje habitual del periné al final del embarazo reduce el riesgo de traumatismos perineales (episiotomías y desgarros), sobre todo en mujeres que dan a luz por primera vez.
Los mismos estudios afirman que las primíparas de más de 30 años se benefician también del masaje perineal.

¿Cuándo hacer un masaje perineal?

Es bueno empezar con los masajes perineales al llegar a las 34 semanas de gestación.
No hay constancia de cuántas veces hay que hacer un masaje perineal a fin de evitar los desgarros obstétricos, pero de acuerdo con el estudio Cochrane 2014 la frecuencia seria de 2-3 veces por semana en mujeres primíparas.

¿Cómo se hace un masaje perineal?
  1. Busca un espacio tranquilo para acostarte. Coloca almohadas para aguantar tu espalda de modo que te encuentres en una posición semiincorporada. Pon música tranquila para estar bien relajada.
  2. Pon aceite en tus pulgares, dedos y periné.
  3. Introduce dos dedos unos 3-4 centímetros dentro de tu vagina. Haz presión con ellos en dirección al ano. Suavemente separa tus dos dedos de modo que tu periné se ensanche hacia abajo y hacia fuera. Todo esto no debe causarte ningún dolor ni escozor.
  4. Imagínate que tu introito vaginal es como un reloj. Dirige tus dos dedos hacia las 6, sepáralos hacia fuera y arriba hasta las 3, haciendo presión. Repite esto 20 veces. Luego haz lo mismo entre las 6 y las 9 horarias.
  5. Estira el periné desde fuera. Pon dos o tres dedos de cada mano en el centro del periné y procura estirar la piel hacia los muslos.
  6. Pon tus dedos en forma de V en el centro del periné y estira hacia arriba tu entrada vaginal.
  7. Coloca tus pulgares en el centro del periné y sepáralos en direcciones opuestas.

Para más información